TODO SOBRE EL HEAVY METAL/ROCK
 
ÍndicePortalFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Higiéne Bucal

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Ben Tramer



Mensajes : 1109
Fecha de inscripción : 12/01/2013
Localización : Cuesta Verde

MensajeTema: Higiéne Bucal   Miér Mar 06, 2013 4:30 pm

¡Qué buena mañana hace hoy! Pensó Alcibiades tras sonar el despertador a las 17:00 como cada día. Y como cada día se dispuso a lavarse los dientes antes de desayunar, para no amargar el delicioso sabor de sus cereales. Sin embargo y pese al madrugón, ese día el señor no estaba de su parte, pues al tratar de extraer un poco de jugo dental de su tubo ya enroscado se dio cuenta de que este se negaba a salir.
¡Maldición!, pensó. Ahora tendría que ir al supermercado a por más antes del desayuno. Por supuesto no estaba dispuesto a amargar sus cereales. Así que se puso el jersey de lana que le había tejido su abuela como regalo por su 1ª Comunión, se calzó las botas de goma rojas que tanto le gustaban y tanto le había costado conseguir, pues no quedaba el 47 en ninguna tienda. Y tras abrocharse hasta el último botón del abrigo de pana marrón que había sido de su tio Cipriano, salió a la calle.
Tras caminar unos cuantos pasos lamentó encontrarse con el camión de los helados, junto al cual jugaban alegremente un grupo de niños que intercambiaban generosos lametones de fresa, de chocolate y de tiramisú (su preferido) al tiempo que se refrescaban en la fuente de la glorieta de Don Rotondio. Sin embargo, no se había lavado los dientes, y si no estaba dispuesto a amargar sus cereales, menos aún un buen cucurucho de tiramisú tamaño mediano.
Por lo tanto, Alcibiades prosiguió su camino hacia el supermercado que se encontraba sólo 17 calles más abajo. Y coincidió que en la 7ª topose de frente con una afanosa cucaracha empeñada en arrastrar una bola de pelusa justamente en mitad de su camino. A su mente vino de inmediato el vivo recuerdo de cuando tenía 3 años, mientras estando tumbado en su cuna, una cucaracha comenzó a descender por su tela de manera inexorable hacia su nariz. No se le ocurrió tratar de moverse. No se le pasó por la cabeza intentar soplar para intentar desviar su mortal trayectoria. Tampoco pensó en gritar con todas las fuerzas de sus enérgicos pulmones para que alguien fuese a socorrerle. No. Secillamente se quedó mirando a la cucaracha bajar por su tela de seda, completamente paralizado por el miedo. Y fue entonces cuando recordó que en clase de entomología le habían explicado el método de caza de las arañas y sus telas. Y se dio cuenta al fin ¡Cáspita, cuán absurdo despiste por mi parte!¡ Las cucarachas no tejen telas! Y entonces prosiguió durmiendo tranquilamente. Sin embargo en ese momento, frente a aquella cucaracha real que pasaba por delante suyo, su miedo le tenía tan paralizado que Gracias a Dios que se le ocurrió cambiarse de acera. Si no quién sabe lo que hubiese podido ocurrir. No más lavados de dientes. No más cereales. No más tiramisús.
Apuró el paso, pues se le hacía tarde y el sol empezaba a apretar. Y 85 minutos después ya estaba frente a la tienda. Atravesó las puertas que misteriosamente se abrieron solas a su paso, pero no le dio importancia. Alcibiades siguió y siguió caminando hasta la sección de Higiéne Bucal. Pero.... después de mirar, remirar, buscar y rebuscar y de llorar amargamente por la desesperación no encontró lo que necesitaba. ¡No quedaba crema de dientes!
Pero Alcibiades siempre había sido un chico fuerte y optimista y recordó el dicho que le había enseñado su padre de San Honorato, los cojones te ato. Hasta que no encuentre lo que busco no te los desato. Dicho y hecho. Se quitó uno de los cordones de sus botas de goma rojas y tras bajarse los pantalones se ató los cojones fuertemente. Tanto que la cara se le puso morada, el pito rojo y las mano blancas. Y comenzó a caminar por todo el supermercado buscando un tubo de crema de dientes. Pasó por la sección de encurtidos, la de lacteos, la de repostería y en la de celulosas tropezó sin querer contra una pila de papel higiénico que estaba en su camino, cayendo sobre ella y haciéndose un daño terrible en las costillas al impactar con los rollos de tisú de doble hoja. El alarido de dolor fue tan ensordecedor que una cajera acudió corriendo a la sección correspondiente a ver qué había pasado. Y se encontró con Alcibiades tirado en el suleo, pantalones abajo, testículos atados con un cordón y balbuceando de dolor palabras imcomprensibles. No obstante, como atenta y buena empleada de los supermercados Dia se percató de lo que pasaba: ¡Este chico lo que necesita es crema de dientes!. Así que fue al almacén donde todavía quedaban unas existencias de hacía un par de años y le llevó una a nuestro dolorido amigo.
Tras ver el generoso gesto de la cajera, Alcibiades agarró orgulloso su premio y sin darse tiempo de desatarse los cojones (ya lo haré cuando llegue a casa, pensó) salió corriendo de la tienda sin pagar, sin decir nada y sin dar las gracias, pues tampoco hacía falta. Su cara de felicidad ya lo decía todo.
Y ¡por fin! ¡Por fin! llegó a casa. Se subió los pantalones, se desató los huevos, se quitó el jersey y el abrigo. Todo por este orden. Y fue rápidamente a lavarse los dientes.
¡AAAHH!¡Qué frescor! Y ahora a desayunar. Atravesó el pasillo mientras el carrillón de su abuelo cantaba las 22:00, llegó a la cocina y echó mano a la caja de cereales. Sacó la leche de la nevera, cogió su tazón de Hello Kitty, lo puso encima de la mesa y volcó sobre él una generosa cantidad de aire que cayó de la caja vacía.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Immortal



Mensajes : 1859
Fecha de inscripción : 21/10/2012
Edad : 32
Localización : Cerca de Barcelona

MensajeTema: Re: Higiéne Bucal   Miér Mar 06, 2013 5:15 pm

Ben, pásame el numero de teléfono de tu camello por privado porfa. Wink.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
 
Higiéne Bucal
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Higiéne Bucal

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
HEAVY METAL HASTA LA MUERTE :: LITERATURA / REDACCIONES :: Relatos Propios-
Cambiar a: