TODO SOBRE EL HEAVY METAL/ROCK
 
ÍndicePortalFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Con la luz del flexo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Cysta



Mensajes : 62
Fecha de inscripción : 13/01/2012
Edad : 28
Localización : Mallorca

MensajeTema: Con la luz del flexo   Sáb Ene 21, 2012 2:52 am

Con la luz del flexo. Así. Muy bien. La cosa se pone lúgubre.
Apretar el interruptor y ya está: Luz tenue y el flemático retorcerse del humo negro.
¡Qué más se le puede pedir a las cuatro de la mañana! Un papel y un bolígrafo. Claro. Aquí están. A punto. Esperándome, como siempre. E imaginación. ¿Dónde ha ido a parar? La imaginación. Sí. No la encuentro.
La busco entre los rizos del humo. Me deslumbra el flexo. ¡Mierda! Me quemo. No sé si por el humo o por el flexo.
_ ¡Silencio, señoras! Un poquito de seriedad. Busco la imaginación, que se me ha perdido._ ¿Tienen idea de adónde ha ido? _Sí. La perdí ayer noche. Sí, claro. La dejé aquí mismo, donde el papel y el bolígrafo. No la han visto.
_ No. ¿Cómo dicen? No les creo. ¿De veras? ¿Por la ventana? ¿Cuándo? Ayer noche… la imaginación… ¡Imposible! Estuve con ella hasta tarde. ¿Están seguras? ¡Señoras, por favor! Es una broma, ¿verdad? Que no.? Vaya. ¡Cómo! ¿Mientras dormía? ¿Abrió la ventana? Marchó entonces. ¿Seguro? Maldita sea. ¿Y no tienen idea de adónde fue?
No. ¿No dijo nada? ¿Habló alguien con ella? Que no. , por favor, esto es grave. Desde luego. ¡Cómo voy a escribir sin imaginación! Esperen… ¿tiene algo que decir, señora humo?¡Demonios, ya me parecía a mí! Mientras salía usted por la ventana, ¿le dijo algo? Se lo dijo entonces. ¿Qué fue? No me importa que sea una chivata usted, señora humo. Necesito saber adónde ha ido. Hable, por favor… De acuerdo. En privado.
Me va a hacer moverme, usted. Vamos, no se preocupe. Debe contarme todo tal y como ocurrió. Quiero saber la razón de su marcha. De acuerdo. Comience, pero sea sincera, señora . Salía usted por la ventana y se la cruzó, imagino. No?. ¡Claro! Ahora entiendo. Fue ella quien abrió la ventana. Aprovechó usted para salir… ¿Le preguntó algo? Iba deprisa. Vaya. ¿Tan mal la trato? Piensa volver. ¿Pero cuándo? ¡No podré escribir hasta que vuelva…!
¡Pero qué dice usted, señora humo! ¡No soy un egoísta! ¡Compartimos la satisfacción cuando escribimos algo juntos! Trabajando con ella es difícil fanfarronear en el arte. Le dijo algo a usted sobre ello… Que sí. Y bien… ¿Está dispuesta a…? ¡¿Cómo?! ¡No puedo creerlo! ¡Imposible! ¡Que exige derechos de autor! ¡La imaginación! ¡Santo cielo! ¡No sé si reír o llorar! ¡Río, pues, cojones! ¡La imaginación desea cobrar los derechos de autor! ¡Ella con exigencias! ¡Si ni siquiera es capaz de hablar en público! ¡Si viene cuando le apetece! ¡Si jamás se compromete a nada! ¡Si es capaz de abandonar al artista en mitad de un trabajo importante! ¡Y si jamás da explicaciones! ¡Ja! ¡Que no vuelva! Que no lo haga.
¡Óigame bien, señora humo! Tal vez se la encuentre usted esta noche. Si esto ocurriera, dígale que mejor se quede para siempre en la calle, tratando de cantar cosas que jamás nadie oirá. No tiene boca. Dígale usted que trate de pintar el mundo, pero sin ojos y sin manos. Hágame el favor, señora humo, de proponerle que componga cien poemas en un día. No podrá sin conocimientos de métrica.
¡Dígale usted todas estas cosas, señora mía! ¡Dígaselas tal y como yo las ordené! Que se percate de que no es nada sin el humano. De que sola no sirve. Que el trabajo conjunto es lo que vale su peso en oro… ¿Cómo? ¡Así que es eso! ¡Idioteces! Yo jamás firmo mis textos… No sabe usted de la misa la mitad. Señora humo, la imaginación se aburre… Pero… Hable, por favor. No se quede callada.
Ahora que sé por qué ha marchado me quedo más tranquilo. Es obvio que volverá pronto. No sé qué pasara cuando lo haga. ¡ Claro que sí. Una vez solucionado el problema podré escribir algo decente. Hasta entonces me queda esperar… supongo. Supongo mal. ¿Cómo? Hable usted, señora humo. ¿Qué ocurre? ¿Por qué se ríen el flexo, el papel y el bolígrafo? ¿Tengo monos en la cara? Que no. Entonces que… ¿cómo dice? Tras la oreja… ¿una mona tras la oreja? ¡Demonios! ¡La Imaginación! ¡¿Qué haces detrás de mi oreja, bandida?! ¡Estaba preocupado por ti! _ ¿Preocupado o molesto? No te notaba muy inquieto. Más bien testarudo. _ ¿Testarudo yo? _ ¿No? Tal vez debería volver a la calle, a cantar sin voz, a pintar sin ojos o a rimar sin métrica. _ ¡Oh, cielos, Imaginación! ¡Sabes de sobra que no hablaba en serio! Me puse nervioso, ciertamente. No esperaba que escucharas todo eso… _ Pues lo he escuchado todo. _ ¿Todo?… Pero, ¿cuánto tiempo llevas detrás de mi oreja? _ El suficiente. _ ¿El suficiente para escucharlo todo de todo? _ ¡Ay, jovencita arrogante…! El suficiente para permitirte escribir todo lo que has escrito esta noche.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
 
Con la luz del flexo
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Con la luz del flexo

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
HEAVY METAL HASTA LA MUERTE :: LITERATURA / REDACCIONES :: Relatos Propios-
Cambiar a: